La DCC es un método complementario desarrollado por A.M.C.–CAN donde la persona juega el papel principal para resolver el problema que está viviendo con su perro.

La DCC consiste en analizar el conflicto que la persona observa en su perro y buscar la causa del problema en los pensamientos de la persona.

La DCC sostiene que cualquier conflicto que la persona perciba en su perro tiene su origen en los pensamientos de la misma y que, por lo tanto, el cambio debe centrarse principalmente en estos.

DCC no sustituye ninguna terapia o tratamiento tradicional.
La DCC no es un tratamiento convencional de educación canina y/o adiestramiento. No se dan pautas ni ejercicios para tratar el comportamiento del perro.

La DCC es una herramienta adicional con la que analizamos nuestras creencias haciendo preguntas, sugestionando y dando un punto de vista realista a la persona para que se replantee su forma de pensar con respecto a su perro.

Ningún animal en estado natural tiene problemas de comportamiento.
Sus «problemas» son nuestros problemas.

¿Esta terapia es para mi?

La Descodificación Conductual Canina va dirigida a cualquier persona que experimente algún tipo de conflicto con los perros, ya sea con el suyo propio o con cualquiera. No va dirigida solamente a clientes que tengan perro.

Un conflicto puede ser cualquier tipo de molestia, por pequeña e insignificante que pueda parecer. Las «pequeñas» molestias, tienen exactamente el mismo conflicto que las «grandes» molestias, solo que éste permanece oculto.

Cuánto antes seamos conscientes de ese conflicto, antes lo podremos trabajar y superar con la ayuda de los perros.

Duración

Actualmente el método se lleva a cabo a través de correo electrónico. Por lo general se envían y se reciben entre 5 y 10 emails de forma recíproca.

La duración depende de la rapidez de cada uno en contestar los emails, el proceso puede conllevar desde los tres días a las 2 semanas, es importante que se tome el tiempo necesario para pensar, sentir y escribir las respuestas.

Tarifas

Consulta DCC 40 €
Consulta DCC 15 € hasta el 31 de diciembre de 2020.

Horarios

Durante todo el año, de lunes a viernes de 08:00 h a 19:00 h. Las consultas se ajustan a la disponibilidad horaria de todos.

Ejemplos

No es necesario que comprendas qué es ni cómo funciona el método de la DCC para que puedas realizarlo. Aún así, te expongo algunos ejemplos para que puedas entenderlo mejor:

Jose y Luigi

Jose se enfada mucho cuando pasea suelto a su perro Luigi y éste se va a saludar a alguien, le llama y no le hace caso.

Luigi es un perrito muy simpático que quiere saludar a todo el mundo. Sin embargo, es atento y no busca problemas; cuando observa en los demás que no es bien recibido, da media vuelta y vuelve con Jose.

Aún así, Jose se enfada muchísimo con el comportamiento de Luigi.

Luigi despierta en Jose una ira gigantesca, pero, ¿es realmente el comportamiento de Luigi el problema?

¿Qué es lo que realmente le molesta a Jose?

¿Que Luigi no le haga caso? ¿Que los demás piensen que no le hace caso? ¿Que Luigi pueda molestar? ¿Que pueda sufrir un accidente? ¿Que alguien pueda hacerle daño?

Durante la DCC, Jose se da cuenta de que, lo que realmente le fastidia, es que Luigi no le escuche.

Profundizando un poco más, Jose acaba dándose cuenta de que su padre también se enfadaba muchísimo con él cuando era pequeño y Jose no le escuchaba, no era porque no quisiera escucharlo, sino porque estaba entretenido con sus cosas de niño y no se daba cuenta de lo que su padre quería de él.

Jose se da cuenta de está imitando inconscientemente el comportamiento de su padre, lo que su padre le enseñó a él, también de forma inconsciente.

Jose recuerda que no entendía porque su padre se enfadaba tanto con él, no entendía «qué debía» y «cómo debía» hacerlo «bien». Jose tenía miedo de la actitud de su padre.

Esto le sirvió a Jose para ponerse en el lugar de Luigi con una percepción inocente, para dejar de enfadarse y para que pudiéramos empezar a construir el ejercicio de adiestramiento de la llamada de forma clara y efectiva.

Otros ejemplos, sin entrar en detalles, serían la relación que tienen los comportamientos destructivos, de escapismo, lloros, aullidos, estereotipias, ansiedades, agresividades, reactividades, miedos, impulsividades, incluso la raza elegida, el tamaño, el color de nuestros perros y un largo etcétera con nosotros.

(*) Reserva tu consulta DCC en el siguiente formulario: